Buscar en UXD.cl
Escribe algo y presiona Enter
Sobre nosotros
GoogleGlass

Estar a la mano.

Cuando abrimos la bandeja de entrada a primera hora de la mañana, no sólo estamos dando inicio a la jornada laboral, sino que estamos contándole al mundo dónde estamos. No hablo de postear algo en las redes sociales, no. Automáticamente al ingresar al correo, ya existe el registro de que estamos en ese lugar y a esa hora.

Como somos seres basados en comportamientos más o menos lineales, se puede saber (mediante la simple observación) que es lo que has hecho, que es lo que has estado haciendo hoy; y por supuesto, trazar rutas lógicas sobre qué harás mañana frente al teclado. Podría apostar a que todas las mañanas abres las mismas tres o cuatro ventanas, revisas lo mismo de siempre, haces clicks en zonas muy acotadas de la pantalla y terminas en los mismos medios, y en los mismos sitios web.

Este hecho permitió que en el año 2000 de la mano del desaparecido navegador Netscape se creara el lenguaje RSS (Really Simple Syndication) que permitió que el contenido fuese al usuario y no éste, a las diversas fuentes de contenido. Es decir, si ya sabemos que todos los días una persona entra a las noticias económicas de determinado portal, por qué no hacer que cada vez que aparezca una nueva noticia, esta información sea la que llegue al lector y no éste quien tenga que bucear por nueva información.

Esto fue el inicio. Hoy por hoy las grandes marcas digitales saben todo sobre nosotros, incluso saben que no tenemos cuenta de Facebook si es que hemos evitado tener una. Google,  quien fundamenta su negocio en la publicidad contextual  y que factura por ese concepto un 94% de sus ingresos totales, va a la cabeza de lo que se denomina la llamada web semántica

Este concepto, clave para entender las relaciones digitales futuras, permite que el contenido tenga mayor valor para los usuarios pues es capaz de generar de manera contextual, relaciones semánticas entre datos y usuarios, ampliando la experiencia y generando una comunicación más asertiva. En palabras simples, es lo que permite que cuando el Rally Dakar Chile está en plena competencia,  la respuesta que arrojará Google ante la búsqueda de “Noticias Rally” tendrá que ver con el Rally Dakar de ese año y las noticias o imágenes serán, en primer orden, de medios noticiosos de tu ciudad y país. No es algo nuevo, y ya nos acostumbramos a ello, sin embargo el concepto es un poco más profundo. 

Si tomamos dos usuarios de actividades y consumo muy diferentes entre sí, les hacemos buscar la misma palabra en la red desde sus propios computadores, podremos observar que el resultado que arroja el buscador para ambos, es completamente diferente. Esto dado a que cada usuario tiene una carga de comportamiento registrado, que de alguna manera expresa y declara qué medios consume, cuan relevante es cada fuente para cada uno de ellos, cuáles han sido más importantes durante sus horas frente al teclado, en qué sitios se ha quedado más tiempo leyendo, en cuales ha entrado y cuales no entró nunca más, etc. Entonces las respuestas que te dará el buscador tendrán que ver con este perfil que se comenzó a gestar muchos años atrás en el minuto que cada usuario se sentó por primera vez frente al computador.

El sistema se nutre desde nuestro comportamiento, y la verdad es que se alimenta muy bien con toda la data que le entregamos. Internet, sabe que música nos gusta por nuestras listas en iTunes, sabe que películas vemos trackeando nuestro historial de Netflix, sabe que libros nos hemos comprado por nuestras búsquedas en Amazon, sabe que equipos deportivos seguimos por nuestros comentarios en las redes sociales, sabe dónde acostumbramos a ir los fines de semana por que al sacar una foto con el celular, este registra el lugar donde fue tomada la imagen. Sabe que modelos de auto son los que más hemos buscado, y sabe también si las prefieres rubias o morenas.

mann-plus-three

El siguiente paso.

Prontamente con la salida al mercado de los Google Glass el estar conectado tomará ribetes épicos. Ya no será un eufemismo escuchar “Estás todo el día conectado”, porque efectivamente lo estarás. Esta nueva dimensión de relacionarse con el espacio digital desde lo que se denomina el “Wearable computer” (algo así como el “vestir” la interacción), generará un cambio rotundo en la manera que entregamos información a la red. Porque estos dispositivos acompañan de una manera más natural a nuestro cuerpo a la vez que participan de nuestras interacciones sociales.

Cuando el 2012 todos comenzaron a hablar del Pebble, el famoso gadget que instaló al reloj nuevamente como objeto de deseo, llegó el minuto de plantearse otros dispositivos distintos a los smartphones como manera de acceder a contenido web. El lenguaje y gestos del teléfono tienen lugar sobre la mesa al momento de comer o trabajar y en un bolsillo mientras nos transportamos. Este desaparece de la vista durante el día, aunque siempre está a la mano, como lo reporta Oracle donde en un estudio determina que los usuarios de smartphones revisamos 150 veces al día en promedio nuestro dispositivo. 

El reloj se acerca de manera más orgánica e inmediata a la mano, formando parte de la estructura, dejando a la vista en todo minuto a la pantalla, disponible y despierta.

Este “estar a la mano”,  se desprende del neologismo “Zuhandenheit” de Heidegger. Quien lo desarrolla como “aquello con lo cual nos las habemos en el uso cotidiano, un modo de ser que se caracteriza particularmente por no llamar la atención y por no mostrarse como enfrentado a nuestro propio ser. Lo Zuhandenes es lo que [traemos entre manos], casi sin advertirlo y sin ninguna objeción”.

Esta integración del objeto con el cuerpo genera una nueva lógica, pues acompaña al usuario en todos sus pasos, como el loro al pirata. Este “acompañar-disponible” reviste el escenario de relaciones tecnológicas hacia un campo donde estaremos generando meta-data en cantidades épicas. Acá aparece el llamado Big Data.

Esta gran cantidad de información permite que personas y máquinas intercambien datos en pos de mejorar la experiencia inmediata de los usuarios. Un GPS usa el dato de la localización para informar al usuario donde está. Y este a la vez, al buscar el estado del clima de mañana, le está “diciendo” al sistema que pretende pasar la noche en ese lugar. El equipo podrá cruzar la información disponible para advertir al usuario de otros elementos anexos que influyen en su decisión de dormir en aquel lugar. Como por ejemplo, la temperatura de las próximas horas, o ilustrar al usuario sobre las impresiones de otras personas que han vivido una experiencia similar.

mann-plus-three copy

Dos pasos allá.

Hoy ciertas aplicaciones nos permiten acceder a meta data asociada a nuestros comportamientos. Tiendas online, que llevan el registro de nuestras compras, ya nos avisan cuando el cumpleaños de nuestra madre se acerca. Pero cuando comencemos realmente a vestir la tecnología el panorama será otro. Estaremos recibiendo y emitiendo contenido en tiempo real y se podrá complementar esta información con la data almacenada de nuestro comportamiento online. Cometeremos menos errores, podremos optimizar nuestro tiempo. Los lentes nos dirán que cosas se nos están quedando para el viaje mientras miremos la maleta del auto. Un reminder se alzará en la pantalla, no para avisarnos majaderamente acerca de la cita de una hora más, sino para decirnos que la ruta que estamos tomando es la más lenta, y nos podrá advertir de cuales son los estacionamientos que tienen mayor cantidad de usuarios y en cuales es más fácil estacionar.

Definitivamente nuestro tiempo se optimizará con la inclusión de estos maximizadores de la experiencia de uso. Nuestros errores serán cada vez menos, nuestros aciertos cada vez más comunes ( ya que se resolverán con factores reales y temporales) y tendremos espacio para movernos con mayor tranquilidad y finalmente, de manera más precisa.

Columna Original para Ander Magazine
gusoto

MSc in Human Computer Interaction (c) at UCL, London. UK. Managing innovative technologies Diploma, Oxford University. UK MA en Comunicación Aplicada UDD. Postítulos en Ergonomía y Marketing digital. Consultor en proyectos digitales y usabilidad. Linkedin http://goo.gl/7KHj3D

Se el primero en dar su opinión